Piscinas Contracorriente: Alternativa Para Mejorar El Desempeño Acuático

Durante las últimos años, la tecnología ha logrado cambios en distintos deportes, y la natación no es la excepción. Entrenadores en todo el mundo han adaptado una nueva moda a su plan de entrenamiento en el cual hacen que sus nadadores practiquen en una piscina contracorriente. Las piscinas regularmente son de 50 por 25 metros, 50 metros por 25 yardas, y 25 por 25 yardas. Las medidas dependen del tamaño del terreno en el que se va a construir, el clima local, y el nivel de los atletas que harán uso de la alberca. En este tipo de piscinas, las cuales son de menor tamaño y más compactas, el nadador debe nadar contra la corriente para mantener una buena posición corporal. Se originaron a finales de los 80 como una alternativa de entrenamiento para aguas abiertas sin necesidad de nadar en el mar o hacer vueltas de campana. Estas piscinas llamaron la atención principalmente de atletas de alto rendimiento; sin embargo, también despertó el interés en personas que simplemente querían aprender a nadar o para recuperarse de alguna lesión.  A pesar de que es muy diferente nadar en este tipo de piscinas que nadar en curso corto o largo, las contracorriente tienen beneficios que valen la pena darse a conocer.

Precio

La construcción, instalación, y mantenimiento de las piscinas comunes son bastante caras. Si se trata de un complejo techado, factores externos- como la calefacción, aire acondicionado e iluminación,- aumentarán el costo total de la energía del lugar. Una piscina de competencia común de 25 yardas cuesta $56,250 aproximadamente. Por otro lado, aunque generalmente depende de la marca, el precio total de instalación y mantenimiento es de poco más de los $20,000.

Uso

Mantener piscinas al aire libre también puede ser complicado cuando se encuentran en lugares con clima extremoso. Como se menciono anteriormente, las piscinas techadas son usualmente más costosas; por ende, a veces construir una al aire libre es una mejor opción si se cuenta con un menor presupuesto. El problema es que cuando hace demasiado frío o hay tormentas, los entrenamientos deben interrumpirse. Si bien, las piscinas contracorrientes se pueden usar los 365 días del año sin importar el tiempo o el lugar. El motor produce calor y lo reúsa como energía; el mantenimiento depende de las bombas que generan altas temperaturas. Además, algunas de las piscinas incluyen una cobertura térmica que la mantiene a temperatura ideal, sin importar el clima.

Diseño y Estructura

Las piscinas tradicionales requieren de un gran terreno y varios meses para ser construidas; mientras que instalar una piscina contracorriente en el jardín toma un par de días, y un espacio de mínimo 9 por 14 pies. Igualmente, el tamaño varía por la marca pero las medidas más populares son de 7 por 12 y hasta 10 por 15 pies con una profundidad máxima de 50 pulgadas. Inclusive, uno mismo puede elegir las medidas adecuadas con respecto al objetivo que se le dará a la piscina. Por ejemplo, una piscina más pequeña y menos profunda podría ser adecuada para principiantes y niños pequeños. Cuando están aprendiendo a nadar en una piscina olímpica, o semi-olímpica, es común que se pongan muy nerviosos y se agobien fácilmente por ver la piscina muy larga o sentirla muy honda. Cabe mencionar que las piscinas contracorriente son mucho más ecológicas que las piscinas estándar, ya que requieren menos espacio, agua, y energía.

Eficacia en el Deporte

Actualmente, entrenadores a nivel competitivo están agregando sesiones en piscina contracorriente a sus prácticas. La característica que destaca a estas piscinas es que la corriente puede ser controlada manualmente. El nadador puede hacer ejercicios de técnica a un ritmo suave con el entrenador o instructor estando solo a unos cuantos pasos de distancia. Hoy en día, existen cámaras sub-acuáticas y espejos (incluso para el estilo de dorso) que se pueden colocar dentro o fuera de la piscina. Gracias a esto, el nadador puede ver exactamente lo que esta haciendo y el entrenador lo puede frenar en cualquier momento para corregir. Por otro lado, nadar a un paso más rápido puede ayudar a entrenar resistencia y velocidad. Algunas contracorriente son diseñadas para nadadores élite y pueden alcanzar una velocidad de hasta 100 yardas por 51 segundos. No obstante, si el ritmo que se programó es demasiado rápido, el nadador puede darse cuenta ya que se irá moviendo hacia atrás hasta que acelere su propio estilo y pueda mantenerse en la corriente.

Evolución de la Tecnología 

A través de la historia, la tecnología ha modernizado a la natación. Gorras y goggles hidrodinámicos, trajes de bano lisos, sesiones de entrenamiento extra y nuevas piscinas han resultado de estos avances. Se ha comprobado que las piscinas contracorriente mejoran el desempeño acuático en nadadores de cualquier nivel. Sin embargo, la incapacidad de poder entrenar puntos clave de competencia como salidas, vueltas, y flechas submarinas, nunca podrán suplir el entrenamiento en una piscina regular.      

1
What do you think?

avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Jesús Román Velázquez Jiménez
Jesús Román Velázquez Jiménez

ME GUSTARIA QUE PUDIERAN VENDER GOOGLES PARA NATACION